miércoles, 24 de febrero de 2016

ANATOMÍA

Divisibles
por infinitos tanteos
y necesarios juegos de azar,
engarzados a los deseos
que nos zarandean
en el incomprensible mar,
somos
o queremos ser,
como si no hubiésemos aprendido
del azúcar
o de la sal.